Por qué elegir un substrato sin turbas ayuda a proteger los ecosistemas

La turba se ha utilizado tradicionalmente en la elaboración de sustratos por sus buenas propiedades, como alta capacidad de retención del agua, adecuada porosidad y buena aireación. Entonces, ¿cuál es el problema? 

Que para su obtención se dañan valiosos ecosistemas: las turberas (o turbales).

Se trata de humedales donde se acumula materia orgánica generada después de décadas de descomposición. La mayoría se encuentran en estado desfavorable debido a la extracción de la turba. Estas zonas pantanosas juegan un importante rol en la protección del medioambiente. Por eso es necesario protegerlas.

Las turberas son fundamentales para:

  1. Conservar las especies animales y vegetales. Es decir, son clave para mantener la biodiversidad.
  2. Evitar inundaciones y sequías. Los humedales absorben el agua en su interior reduciendo el impacto de las inundaciones. Y, cuando hay sequía, la liberan lentamente.
  3. Reducir el efecto invernadero. Nos ayudan a combatir el cambio climático, ya que acumulan en su interior más carbono que todos los bosques del mundo juntos.

La extracción de turba produce una nefasta consecuencia: la liberación de CO2, causante del 10% del efecto invernadero. Si ya contribuyes en la conservación de los bosques al elegir madera certificada… ¡Ayuda también a proteger las turberas escogiendo sustrato libre de turba! Con estas dos acciones contribuyes a cuidar el planeta.

El sustrato es esencial para el desarrollo de las plantas. Tiene que sostenerla, permitir el crecimiento sano de las raíces, retener la humedad, ser poroso, tener buenas propiedades estructurales… Es por ello que te presentamos el SUSTRATO UNIVERSAL SIN TURBAS de Bioflower.

Sustrato ecologico.jpg

Su composición es 100% ecológica: aumenta la fertilidad, bioestimula los cultivos y aporta nutrientes para ayudar al crecimiento de la planta.

El secreto está en una fórmula equilibrada que contiene:

  1. Compost vegetal: Elaborado a partir de fibras de madera y corteza. Estos componentes aportan una reactivación de toda la flora microbiana beneficiosa del suelo, potenciando y mejorando todas las cualidades del sustrato sin turbas.
  2. Materia orgánica: Mejora la fertilidad del suelo y favorece el enraizamiento de la planta. Además, aumenta su capacidad inmunológica frente a situaciones de estrés climático o por trasplante. Y no tiene olor.
  3. Fibra de coco: Ayuda a la capacidad de retención del agua, aireación y porosidad. Y algo muy importante: al igual que la turba, la fibra de coco interviene en el intercambio de nutrientes con la planta.
  4. Insumos ecológicos: Aportan las nutrientes esenciales para el crecimiento de las plantas: nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K). Embalaje: 50% plástico, 100% reciclable.
Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado January February March April May June July August September October November December