Los 10 errores mas comunes en el huerto urbano

¿Te has animado a empezar un huerto urbano en casa y ves que algunos de tus cultivos no alcanzan el éxito? Tranquilo o tranquila, en Flower te ayudamos. 

Existen unos errores muy habituales (a la par que sencillos de resolver) que suelen ser la causa de este pequeño fracaso (así lo vamos a llamar).

Y si sigues estos 10 consejos, tu huerto doméstico fructificará. 

¡Vamos allá!

1. No preguntar

“¡Hola! Quiero plantar tomates. ¿De qué variedad? Cualquiera, me da igual.”

¡Error! Debes conocer las variedades y las condiciones de cultivo de cada una de ellas. Si no es así, puedes escoger la variedad equivocada y entonces… ¡pequeño fracaso!

En general, todas las variedades de hortalizas pueden ser plantadas en cualquier huerto. Pero está claro que algunas son tardías, otras requieren una tierra de cultivo con más materia orgánica, otras más riego, etc.

Debes conocer sus características. Así que pregunta a tu hortelano de confianza.

2. El clima

“Aquí pone no plantar hasta marzo, pero tengo ganas de hacer huerto aunque sea enero”.

¡Otro error! Cada hortaliza tiene un tiempo de siembra, siembra directa o plantación. Así que debes ser muy cauteloso o cautelosa en el momento de la plantación.

Si vives en una zona muy fría, adelantar las plantaciones puede suponer su pérdida. Y si vives en una zona muy calurosa, pues lo mismo con las hortalizas que debes plantar en verano, por ejemplo.

3. Espacio

“Voy a plantar una lechuga aquí, allí una tomatera.”

El espacio que necesita cada hortaliza en el huerto o mesa de cultivo también es importante. Algunas pueden plantarse entre ellas con sólo unos centímetros. Pero otras, necesitan más espacio para que las raíces crezcan correctamente.

En general, las piezas medianas (lechugas, espinacas, acelgas, etc.) se pueden plantar con 25-30 cm de margen. Las hortalizas grandes (berenjenas, tomateras, judías, etc.), que crecen a lo alto, por lo que debes darle más espacio.

Y las superhortalizas (calabacines, calabazas, melones…) que crecen a lo ancho, procura que tengan espacio suficiente.

4. Tierra sin preparación

“Hace 4 años que planto en la misma tierra. Sirve, ¿no?”

Pues no. Debes saber que la tierra de cultivo se desgasta. Riegos, abonados… así que si tu huerto es muy activo, al inicio de temporada deberás labrarlo, airearlo y agregar materia orgánica o humus de lombriz para que se enriquezca. 

¿Qué conseguirás? Fertilizar la tierra y que las hortalizas se desarrollen con mucho más éxito. Con una tierra rica en materia orgánica, los nutrientes que aporta mejoran tanto las propiedades físicas como químicas del suelo.

5. El riego

“Riego hoy, mañana y después esperaré 3-4 días.”

Mal. El riego en el huerto debe ser regular, o mejor dicho, regulado. Algunas hortalizas tienen más necesidades hídricas, otras menos… así que… punto 1: Pregunta.

Demasiado riego = raíces podridas. Poco riego = mínimo crecimiento y desarrollo.

6. El abonado

“¿Con regar ya basta, no?”

Pues no en todos los casos funciona. En las hortalizas que dan fruto (tomates, calabacines, berenjenas, etc.) es importante cuidar la floración de la planta y el cuajado de los frutos. Tras estos dos pasos, el éxito está casi asegurado. Así que en estas plantaciones, asegúrate de aportar un poco de abono que favorezca la floración y el cuajado de frutos, como los ricos en aminoácidos o un abono orgánico para huerto.

7. Plagas

“¿Qué son estos bichos? Madre mía, ¿esto es un huerto o un zoo?”

El huerto y las plagas son muy amigos. Caracoles, babosas, pulgones…. Algún hongo, un ácaro… Las hortalizas también son diana para los insectos, hongos y ácaros. 

¿Cómo detectarlo? Pues visitando el huerto diariamente y revisando las hortalizas podrás fijarte si las lechugas tienen agujeros (caracoles, babosas, etc.) o manchas en las hojas o frutos. Si regularmente vas mirando sus cultivos, la solución será muy rápida.

Para tu huerto, escoge productos naturales: insecticida natural, fungicida natural o acaricida natural.

En el caso de las plagas, lo mejor es la prevención. Así que… ¡ojo! También puedes emplear productos con tratamiento preventivo y curativo, como por ejemplo la fitovacuna vegetal contra oídio FYTOSAVE.

8. Demasiada materia orgánica

“¿Que el huerto quiere materia orgánica? ¡Allá vaaaaa!”

No se trata de enriquecer sin límites la tierra, ya que demasiada materia orgánica atraerá las plagas. Para mejorar la nutrición de las plantas y aportar estructura al suelo, la mejor materia orgánica que puedes aportar es el substrato huerto urbano, mantillo, compost orgánico o la que puedas obtener a través del compostaje doméstico con el compostador COMBOX.

9. Protecció

“Hace frío, pero seguro que los cultivos no se morirán.”

Va muy ligado al clima. Si vives en una zona fría y conreas en invierno, asegúrate de proteger tus cultivos. ¿Cómo?

Alcolchado con corteza de pino: así no se hielan las raíces.

Túneles de cultivo. VIDEO: Cómo colocar un túnel de cultivo

10. No preguntar

Pues eso. Preguntar abre puertas, ventanas y mucho más. Así que pregunta a tu hortelano de confianza o contáctanos a través de nuestro chat web para que podamos resolver todas tus dudas a la hora de iniciarte en el huerto urbano. 

substrato-huerto-urbano-ecologico-flower.jpg

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado January February March April May June July August September October November December