El huerto urbano en mayo: un mes de actividad frenética

Los meses de mayo y junio son de los más intensos de todo el año en el huerto urbano, con muchas tareas que organizar y realizar: siembra, trasplante y primeros tratamientos.

La buena noticia es que a pesar de que no ha llovido mucho hasta ahora, algunas de estas tareas ya se pueden llevar a cabo gracias a las suaves temperaturas y al brillante sol que hacen que sea un placer trabajar al aire libre.

El riesgo de heladas ya ha pasado, aun así, lo más importante durante la primavera es estar atento a las previsiones nocturnas para poder plantar y hacer siembras directas prácticamente de todo lo que permitan estos meses. En mayo y junio el huerto nos sigue premiando con puerros, acelgas, apios, remolacha, zanahorias, rabanitos, lechugas, pero este tipo de productos son los que ya llevamos meses cultivando. Así que como ya apetecen pepinos, berenjenas, tomates, calabacines, melón, sandías… ya puedes sembrarlos sin tener que utilizar semillero (aunque siempre que se pueda es recomendable).

Si ya empezaste con semilleros, cierto es que todavía hay que hacer trasplantes. Ten especial cuidado y realiza esta tarea con mucho mimo en las raíces y con el sustrato a utilizar. Cuando plantes en nuevos contenedores o trasplantes un ejemplar, la planta necesita un suelo que no acumule agua para no podrir las raíces. En este caso te recomendamos un primer substrato específico para plantación y trasplante, que gracias a la arena de sílice que contiene el suelo estará muy bien drenado. Además, si también lleva compost vegetal será el ingrediente clave para que las nuevas plantaciones enraícen y crezcan bien.

Para ayudar al ahorro en el riego, mayo y junio también son un buen momento para realizar el acolchado. Además, al cubrir con mantillo no solo las temperaturas del suelo se mantendrán más frescas, sino que también dificultarán la germinación de las semillas de las malas hierbas.

Por último y no menos importante, se deben vigilar posibles invitados no deseados para que no se coman los frutos del huerto antes que tú. Hablamos de las plagas más comunes y dañinas del huerto urbano: rastreros como caracoles y babosas, insectos como orugas, pulgones, mosca blanca, ácaros, cochinillas y araña roja; u hongos como como el oídio, la roya, el mildiu y la antracnosis.

Ya sabes que el dicho “más vale prevenir que curar” es uno de los más certeros, y como empresa que se dedica a la fabricación y comercialización de productos para la huerta y jardín, sabemos que la prevención es tu gran aliada para no poner en riesgo las plantaciones y cosechas.

Ante cualquier amenaza, debes saber que tienes todas las armas para combatirlas y que hay 5 tratamientos BIO imprescindibles para el huerto urbano: las piretrinas naturales, el jabón potásico, la cola de caballo, el fosfato férrico y el aceite de neem.

¿Sientes ese impulso de ponerte a trabajar en el huerto ecológico? Cultivar el tuyo propio puede dar lugar a una abundancia de frutas, verduras y hierbas frescas y económicas como las que recogían tus abuelos. ¡Empieza ya, todavía estás a tiempo!

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado January February March April May June July August September October November December